26/7/17

santo remedio




 

Al entrar en razón
reí despreocupada.
Ya no extraño tus besos,
ni el mar de tu mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario